ALGUNAS NOTAS SOBRE EL DEVENGADO TRIBUTARIO

Posted on8 CommentsCategoriesSin categoría

Jorge Bravo Cucci

Una de las modificaciones normativas que el año pasado fueron realizadas al ordenamiento jurídico peruano, y que no tuvo como objetivo la lucha contra la elusión tributaria, fue la referida al devengado en materia tributaria. Como se recordará, a través del Decreto Legislativo 1425 publicado el 13 de setiembre del año pasado y vigente a partir del 1 de enero del 2019, se modificó el literal a) del artículo 57 de la Ley del IR, en lo que al devengado se refiere. A continuación, desarrollaré algunos comentarios preliminares que la referida modificación me sugiere.

1.- A diferencia de lo que muchos expertos sostienen, el Decreto Legislativo 1425 no introdujo un concepto o definición de devengado “tributario”.  Para ser escrupulosos con el uso del lenguaje, un concepto es una representación general que alguien tiene mentalmente de un hecho o circunstancia. Por el contrario, una definición, es una explicación breve y precisa de un objeto, hecho o circunstancia, indicando sus cualidades, rasgos y características. Las normas jurídicas no establecen conceptos, pero sí algunas veces disponen definiciones de circunstancias que quiere que queden absolutamente aclaradas. Definir el devengado, supondría analizar si es un principio o una regla de derecho; si su contenido irradia a todo el ordenamiento jurídico, o simplemente se trata de indicaciones para alocar los ingresos y gastos en un determinado período de tiempo. Definir el devengado significa en pocas palabras decir qué es.

 Lo que  puede leerse de la modificación en comentario, son algunas indicaciones –incompletas- de cuándo se entiende que los ingresos y gastos se entienden devengados.

2.- Hay un marco general, que indica que para que un ingreso o gasto, se entienda devengado se requiere la confluencia de cuatro circunstancias: a) que se hayan producido los hechos sustanciales para su generación, b) que el derecho a obtenerlos (o su obligación de pago) no esté sujeto a una condición suspensiva, c) No es relevante la oportunidad de cobro (o de pago) y d) aun cuando no se hubieren fijado los términos para su pago.

Luego la modificación establece normas específicas, para el reconocimiento de ingresos devengados en el caso de enajenación de bienes, servicios que se ejecutan en el transcurso del tiempo, cesión de bienes, contratos con obligaciones de no hacer, transferencias de créditos y expropiaciones, pero omite señalar cuál será el tratamiento tributario que deberán darse a los gastos relacionados, generándose un tratamiento dispar y extraño.

3.- En el caso específico de enajenación de bienes, uno de los momentos que genera el devengo es aquél en el que el adquirente tenga control sobre el bien, entendiéndose por tal al derecho a decidir sobre el uso del bien y a obtener los beneficios del mismo. No obstante ello, la Disposición Final del Decreto Legislativo 1425, agrega que para interpretar qué es el control del bien, será de aplicación lo señalado en la NIIF 15 vigente al momento de entrada en vigencia del Decreto Legislativo, en todo lo que no se oponga a lo señalado en la Ley. Siendo que las NIIF son normas jurídicas, al ser oficializadas por el Consejo Normativo de Contabilidad y publicadas en el Diario Oficial El Peruano, si en el futuro la versión vigente hoy es sustituida por otra, de acuerdo a lo que indica la Disposición en comentario se tendría que utilizar una norma derogada para interpretar una norma vigente, sin tenerse en cuenta que de acuerdo a la constitución las normas no tienen efectos retroactivos ni ultractivos.

4.- En el caso de servicios que se ejecutan en el transcurso del tiempo, en cuyo caso los ingresos deben reconocerse de acuerdo al grado de avance, la norma establece tres métodos para medir el grado de avance. El problema, es que la norma no establece un orden o prioridad, limitándose a decir que el método que se adopte es el que mejor se ajuste a la naturaleza y características de la prestación, creando un marco de indefinición que genera mucha incertidumbre.

8 thoughts on “ALGUNAS NOTAS SOBRE EL DEVENGADO TRIBUTARIO

    1. Lamentablemente la falta de técnica legislativa y el apresuramiento con el que este tipo de cambios normativos se prepara, genera problemas más serios que los que se quisieron evitar con la regulación.

  1. Excelente apreciación del devengo tributario, en particular ya hay problemas con los servicios que se por extensos periodos en los cuales también existen problemas ya sea por la zona en donde se realiza el servicios por ejemplo afectado por fuerzas de la naturaleza.

    1. Muchas gracias Jorge. En un par de semanas tendré un análisis más profundo de la modificación en comentario. Que tengas una excelente semana.

  2. Excelente profesor! Sólo que me parece que el staff de abogados con el que cuenta el MEF (ya que esta norma partió del ejecutivo) no comprenda ciertos detalles con los que haría una norma con pocas deficiencias. En fin, el derecho tributario es una materia tan rica que nunca nos hará dormirnos en laureles.

    1. Siempre he creido que es necesario que el gobierno establezca una comisión permanente de expertos en la materia, que tengan como misión perfilar el mejor sistema tributario posible para el país. Sobre la base de tal idea, considero que dicha comisión debería trabajar con miras a una profunda reforma del sistema tributario en su plenitud, y sin las prisas a las que la delegación de facultades legislativas nos tiene acostumbrados.

  3. En todo caso, se podría señalar que en cuanto al D.L. 1425 tan solo ha dado claridad respecto a la fuente del devengado, es decir que ahora tenemos un devengado de fuente legal puesto que se encuentra contenida en una norma de rengo legal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *